Viajar es alimento para el alma, y no siempre es necesario irse lejos. Ahora más que nunca tenemos la oportunidad de explorar y descubrir destinos cercanos que siempre han estado ahí, esperándonos. El turismo rural es una alternativa maravillosa para descubrir pueblos y lugares olvidados. Un bálsamo para cuerpo y alma, ¿quieres saber por qué?

No hace falta irse lejos para descubrir nuevos lugares. Destinos que quizás teníamos relegados en nuestra lista de viajes por hacer, pero que ahora han ganado preferencia. Y es que los pueblos –el entorno rural en general-, se han convertido en algunos de los lugares más frecuentados por los viajeros.

Por la seguridad que ofrecen, por su belleza, por su contacto directo con la naturaleza, por la tranquilidad… Lo cierto es que sobran los buenos motivos para apostar por el turismo rural. De hecho, los números avalan esta tendencia, sobreviviendo a los efectos de la Covid-19 mejor que otros tipos de turismo.

Tanto es así que según los datos del mes de julio de 2020 facilitados por el INE (Instituto Nacional de Estadística), “la modalidad de alojamiento que muestra una mayor recuperación es el turismo rural”, registrando en este mes 430.000 viajeros que realizaron 1,5 millones de pernoctaciones (un 10% menos que hace un año).

¿Por qué hacer turismo rural? Como decíamos antes, nos sobran los motivos y os los vamos contar.

10 beneficios del turismo rural

campos de lavanda de Brihuega

Los campos de lavanda de Brihuega atraen a miles de turistas cada verano.

  1. El viajero busca cada vez más desconexión de su rutina, de las noticias de actualidad… Escapar de las preocupaciones del día a día. En el entorno rural encuentra ese descanso mental que parece inalcanzable en la ciudad.
  2. Redescubrir la naturaleza, conectar con lo natural, respirar el aire puro del campo. Reconectar con las raíces.
  3. La sostenibilidad de este tipo de turismo es evidente, ofreciendo alternativas que salen de los circuitos masificados. Saliendo de los círculos urbanos habituales, también se toma más conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente y tomar así conductas más responsables y sostenibles.
  4. Visitar los pueblos es también un incentivo para preservar su patrimonio, su cultura y tradiciones.
  5. El desarrollo local a nivel económico y social es otra de las consecuencias directas más positivas.
  6. Ahora más que nunca los viajeros priman la seguridad y el distanciamiento social, y eso en los alojamientos rurales es mucho más sencillo de obtener.
  7. Bienestar, aventura, descanso, emociones. En el entorno rural lo encontramos todo a la vez: un ambiente de tranquilidad, la posibilidad de experimentar con actividades de turismo activo y emociones fuertes, el silencio… Pocos lugares ofrecen tanto.
  8. La cercanía con las personas es más que evidente. Cercanía con los propietarios de los alojamientos rurales, con las personas que regentan pequeños negocios locales e incluso con las gentes del pueblo. Pocas cosas llenan tanto como volver a sentir la conexión con las personas, desconocidas pero cercanas al mismo tiempo.
  9. En un momento de ‘infoxicación’ por exceso de información y de conexión digital constante, ¡qué bien sienta un poco de desconexión de noticias, del móvil, de redes sociales…! En cuanto llegas al pueblo, te olvidas de todo esto, bajas el ritmo y te acoplas a la calma local.
  10. Experiencias para todas las edades. Mayores, pequeños, familias con (o sin) hijos, grupos de amigos, familias con mascotas… Hay alternativas para todos, porque el lugar se adapta al ritmo y a las necesidades de cada persona.

 

Estos son solo algunos de los beneficios que encontramos en el turismo rural, diez razones por las que merece la pena visitar estos destinos que antes eran alternativos y ahora se han convertido en prioritarios.

noche en las calles de Brihuega

Un paseo nocturno por las calles de Brihuega tiene algo de mágico.

Brihuega, conexión con lo rural

Como no podía ser de otro modo, si hablamos de turismo rural, de volver al pueblo y a la naturaleza… Tenemos que ofreceros una propuesta. En la provincia de Guadalajara tenemos la suerte de contar con una amplísima oferta dedicada al turismo rural, el ocio activo y la naturaleza en estado puro.

Por cercanía, no podemos dejar de recomendaros visitar Brihuega y la comarca de la Alcarria. Un entorno único a apenas media hora de Guadalajara capital y hora y media de Madrid. Una ubicación excelente para escoger esta zona como destino de un día, escapadas de fin de semana o como destino de larga duración.

En el Hostal-Restaurante Villa de Brihuega, encantados siempre de acoger a nuestros viajeros, encontraréis ese lugar en el que dormir y descansar en el silencio total tan característico del pueblo. También, y no lo hemos mencionado antes, si algo suelen tener los pueblos es una maravillosa gastronomía. En nuestro restaurante apostamos por la cocina tradicional, basada en productos de proximidad y primerísima calidad con la que conquistamos los paladares de nuestros clientes día a día [os animamos a ver nuestras cartas 😉 ]

Porque si algo tenemos claro es el que pueblo cura y alimenta: cuerpo y alma.

Cuéntanos, ¿cuáles son las razones por las que tú apuestas por el turismo rural?

infografía beneficios del pueblo

El pueblo cura, alimenta cuerpo y alma.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies